Tartamudez: ejercicios para relajar la musculatura fonadora

Publicado por el 15 Oct, 2015

Tartamudez: ejercicios para relajar la musculatura fonadora

Uno de los objetivos del tratamiento de la tartamudez, es conseguir relajar la musculatura implicada en la fonación: Cara, cuello y hombros.

De esta manera al estar la musculatura relajada, le permitiremos a nuestra lengua, labios, mandíbula, etc moverse con facilidad a la hora de hablar.

La técnica que suelo enseñar en mis tratamientos de tartamudez es : ” La relajación activa”

 

¿En qué consiste la Técnica de relajación activa para el tratamiento de la tartamudez?

 

El objetivo de esta técnica es que consigas darte cuenta de qué músculos están tensos para que luego puedas relajarlos. De esta manera si al hablar te quedas atascado en una palabra y te das cuenta de que estás tenso, podrás el órgano o músculo que te impide hablar con fluidez.
Esta técnica consiste en tensar-relajar los diferentes grupos musculares implicados en la fonación.
 

¿Cómo llevo a cabo la relajación?

 
Para ello debes colocarte en un lugar agradable, tranquilo, en el que te sientas cómodo. Si tienes a mano música tranquila para Yoga o meditación mucho mejor, te resultará más fácil.

    1. Tensa los músculos hasta el grado máximo durante 7 seg.
    2. Siente la sensación de tensión. Para ello tienes que concentrarte mucho, así que te aconsejo que vayas para hacer el ejercicio a un lugar tranquilo en el que te sientas bien.
    3. Relaja la musculatura liberando la tensión poco a poco.
    4. Siente la sensación de relajación durante 14 seg.

Ejercicios para relajar la musculatura fonadora

 

1. Frente

Arrugar la frente. Sentir la sensación de tensión por encima de las cejas y en el puente de la nariz. Relajar poco a poco.

2. Ojos

Cerrar fuertemente los dos ojos. Notar la sensación de tensión por debajo de los párpados y en el interior y exterior de cada ojo. Abrir los ojos lentamente. Realizar el mismo ejercicio anterior guiñando un solo ojo, primero el derecho y posteriormente el izquierdo.

3. Nariz

Arrugar fuertemente la nariz. Notar la sensación de tensión sobre todo en el puente de la nariz y los dos orificios. Relajar gradualmente.

4. Labios

    1. Realizar una sonrisa muy forzada. Notar la sensación de tensión los labios y ambas mejillas. Relajar la cara muy lentamente. Apretar los labios fuertemente, proyectándolos hacia fuera (“hacer morritos”). Notar la tensión en los labios y a cada lado de los mismos. Relajar los labios poco a poco.
    2. Morritos a la derecha y luego a la izquierda.
    3. Sonrisa a la derecha y luego a la izquierda.
    4. Vibrar los labios. Inspirar por nariz llevando el aire a la zona abdominal- Expirar por boca haciendo vibrar los labios como si fueras un caballo. (5 veces)

5. Lengua

    1. Apretar la lengua fuertemente contra el paladar. Notar la tensión dentro de la boca en la lengua y en los músculos que están debajo de la mandíbula durante 5 seg. Dejar caer la lengua poco a poco y soltar mandíbula.
    2. Apretar la lengua contra la mejilla derecha (5 seg)- relajar y cambio a la izquierda (5 seg.) Repetir (10 veces).
    3. Vibrar la lengua pronunciando el fonema /r/. De esta manera relajas lengua y laringe.

6. Mandíbula

    1. Apretar fuertemente los dientes. Sentir la tensión en los músculos laterales de la cara y sienes. Relajar la mandíbula de forma gradual.
    2. Abrir la boca despacio y cerrar deprisa. ( 5 veces)
    3. Abrir la boca rápido y cerrar despacio (5 veces).
    4. Llevar la mandíbula de derecha a izquierda (10 veces).
    5. Bostezar (3 veces)

Si se te ocurre algún ejercicio más o conoces otra técnica de gran utilidad, puedes dejar tu comentario en esta entrada de blog.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
Píldora de logopedia #6

Cerrar